ARQUITECTURA CON SENTIDO SOCIAL

Valle2Bogotá 10 de julio de 2019. La arquitecta Gilma Mosquera Torres, docente de la Escuela de Arquitectura de la Universidad del Valle, desarrolló en 1988 un proyecto para trabajar con comunidades del Pacífico. Este le permitió fortalecer una línea de investigación y docencia que empezó a implementar en la facultad por medio de diferentes iniciativas.

Una de ellas es el Taller de Vivienda Social, fundamentado en las experiencias académicas y de investigación de docentes especializados en temas relativos tanto al hábitat popular como a la vivienda social. Se trata de un taller que reúne a estudiantes de sexto a noveno semestre, así como a los que cursan trabajo de grado.

En él se adelantan proyectos sobre Cali y otras ciudades y municipios a partir de las indagaciones que realizan los estudiantes. Estas les han permitido, por ejemplo, evaluar las características de zonas centrales o barrios tradicionales en proceso de densificación con el fin de plantear propuestas para la transformación de algunas manzanas.

A partir de 2006, con proyectos como este, la docente y sus estudiantes empezaron a participar en el Premio Corona Pro Hábitat.

“El nuevo enfoque que desde ese año se le dio al premio con respecto a la vivienda popular y a la importancia de apoyar espacios o desarrollos académicos que giraran en torno a la vivienda social fue positivo porque se trataba de un tema considerado menor en las facultades de arquitectura”, asegura Mosquera Torres.

Este año, cuatro proyectos de estudiantes orientados por maestros, elegidos por sobresalir en el grupo y enfocados en el reto que plantea el certamen que es la concepción de “espacios comunitarios para pequeñas poblaciones”, fueron enviados por la universidad para participar en el concurso.

La propuesta de “Equipamiento multifuncional como mecanismo de articulación social y cohesión territorial en el municipio de Buenos Aires – Cauca” fue elegida como una de las cinco ganadoras de la primera ronda de la Convocatoria Estudiantil. Según la arquitecta, uno de los criterios de calificación fue la experiencia y los desarrollos alcanzados por la facultad o programa que presentó cada propuesta

Ahora, la universidad con el apoyo de Corona desarrollará un taller de diseño de acuerdo con la temática del premio. Además, podrá participar en la segunda ronda que se adelantará a finales de este semestre, en Bogotá, con las propuestas que surjan en su taller para proyectos arquitectónicos nuevos, de reciclaje o de remodelación de construcciones existentes.

Califique este artículo: 

Average: 4.7 (15 votes)
Califique este artículo
Miércoles, Julio 10, 2019