El sector de la construcción, una esperanza para impulsar la economía nacional

Con la extensión de la cuarentena hasta el 25 de mayo, a través del Decreto 636 de 2020,  y la nueva declaratoria de Emergencia Económica, Social y Ecológica en todo el territorio Nacional, mediante el Decreto 637 de 2020, el sector de la construcción seguirá entre las excepciones para continuar con sus labores cumpliendo con todos  los protocolos de bioseguridad. 

De acuerdo con cifras de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), cerca de 408 mil trabajadores están retornando a las actividades en el sector de la construcción en más de 1.700  proyectos en todo el país, esto quiere decir que 7 de cada 10 proyectos han reiniciado actividades de obra, lo que representa un 68% del total a nivel nacional.

Hasta la fecha, ésta reactivación se ha implementado en el 90% de los municipios de Colombia a través de protocolos y medidas establecidas a nivel nacional y local. Los departamentos más destacados en el proceso son el Eje Cafetero, Santander y ciudades como Bogotá y Medellín.

Protocolos de bioseguridad

Con el objetivo de garantizar la seguridad de todos los trabajadores que iniciaron y que reactivarán sus labores en el sector de la construcción, el Ministerio de Salud expidió la Resolución 666 de 2020, “por medio de la cual se adopta el protocolo general de bioseguridad para mitigar, controlar y realizar el adecuado manejo de la pandemia del Coronavirus COVID-19”.

Entre otras indicaciones, el documento establece que los empleados deben:

  • Registrar, en caso de ser necesario, síntomas relacionados con enfermedad respiratoria y posibles contactos con personas confirmadas con covid-19 de todo el personal. Adicionalmente, se les tomará la temperatura, y los casos que reporten más de 38° deben ser reportados al director de la obra.
  • Contar con un distanciamiento de 2 metros durante su jornada laboral  como a  la hora de almuerzo y refrigerio.
  • Promover el no compartir elementos personales como tenedores, cucharas, platos, vasos, entre otros.
  • En el desplazamiento desde la casa hacia el trabajo y viceversa, todas las personas tendrán que usar tapabocas.
  • En su regreso al hogar, los trabajadores deben cumplir las medidas de desinfección de zapatos, lavado de manos y evitar contacto con la familia hasta no cambiarse de ropa.

En lo que corresponde a las empresas se ha establecido un compromiso de:

  • Contar con tapabocas, guantes de látex y demás elementos para ser suministrados a los trabajadores.
  • Establecer jornadas de desinfección periódicas en las diferentes áreas como también de los elementos de trabajo.
  • Disponer de agua y jabón líquido para el lavado de manos antes y después de cada actividad como entrar y salir del baño, consumir alimentos, e iniciar y finalizar labores. También se puede hacer uso de alcohol glicerinado.
  • Generar contenidos informativos sobre las medidas de prevención y autocuidado frente a la Covid-19.
  • Definir una estrategia para la reducción del transporte público entre los trabajadores.

El estado de las obras

Con la reactivación del sector de la construcción han aumentado las expectativas frente a la continuidad de obras en todo el país, entre las de mayor impacto se encuentra la reapertura de labores en el Túnel de la Línea. El Instituto Nacional de Vías (Invías) ya indicó actividad en el proyecto, también denominado Cruce de la cordillera Central, cumpliendo con los protocolos de bioseguridad. Esta misma institución, con base en el Decreto 593 del 24 de abril de 2020, reanudó entre La Plata en el Huila y Totoró en el Cauca, las obras de mejoramiento y atención de cinco sectores críticos que conforman el proyecto Transversal del Libertador, con una inversión de 118.000 millones. Adicionalmente, los empleados de construcción ya están trabajando en el corredor Anapoima-Mosquera, una obra que en la cual están operando 421 empleados; la Transversal Quibdó – Medellín, donde se invierten $345.000 millones de pesos; y la reapertura de obras en la Segunda Calzada Barranquilla – Cartagena, entre otras.

Por su parte, la Agencia Nacional de la Infraestructura (ANI) anunció que son 38 proyectos que reiniciaron obras y 41 planes de reactivación aprobados por la institución, los cuales contemplan más de 28.000 empleos de los 31.141 que se esperan alcanzar cuando se aprueben la totalidad de las actividades. Algunas de las construcciones que están en curso son Cartagena-Barranquilla, Circunvalar de la Prosperidad, Ruta del Sol 3, Cambao-Manizales, Girardot-Honda-Puerto Salgar, Chirajara-Fundadores, Villavicencio-Yopa, Autopistas al Mar 1, Mar 2, Pacíficos 1, 2 y 3 y Vías del Nus, entre otras.

En Bogotá, por ejemplo, la constructora Colpatria ya cuenta con la aprobación  para la continuidad de las obras en el proyecto La Felicidad, en donde serán construidas 2.350 viviendas de interés social (VIS), 480 viviendas de interés prioritario (VIP) y 767 no VIS.

En lo que compete a Barranquilla se mantienen los trabajos de modernización y ampliación del aeropuerto Ernesto Cortissoz, así como la terminación de las obras de la circunvalar de la Prosperidad. En Cali se esperan ejecutar 32 contratos de obras, un paquete denominado ‘obras del sur’, con las cuales se busca facilitar la circulación hacia Jamundí.

Finalmente, las apuestas del Gobierno, con miras a la reactivación de la economía y el empleo, se han puesto en marcha  con las denominadas concesiones 5G, cuya inversión será de 17 billones de pesos. La más reciente corresponde a  publicación de los prepliegos del proyecto Nueva Malla Vial del Valle del Cauca (accesos Cali-Palmira), con un valor que supera el billón de peso. Se suma también a los proyectos de infraestructura la iniciativa de cuarta generación Neiva-Girardot, donde la inversión  alcanza los $693.000 millones. En total, el ambicioso paquete de proyectos está constituido por 12 iniciativas enfocadas al transporte multimodal: seis proyectos viales, tres aeroportuarios, dos fluviales y uno férreo.

Como es bien sabido, es el sector de la construcción es uno de los principales motores de la economía y una fuente de esperanza a nivel nacional para la estabilidad del país. La reapertura gradual será fundamental para hacerle frente a las dramáticas cifras que proyectan instituciones como el Banco Mundial, quien anticipa una caída del 2% del PIB para este año, o un tasa de  desempleo que actualmente se ubica en el 12, 6%,  según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

Fuentes:

Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol)

La Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI)

Ministerio de Salud

Califique este artículo: 

Average: 5 (5 votes)
Califique este artículo
Martes, Mayo 12, 2020