LOS ATRIBUTOS DE LOS ARQUITECTOS

mandamientosgBogotá 9 de agosto de 2019. La arquitectura es una profesión que implica un riesgo social porque los espacios diseñados por quienes la ejercen son habitados o disfrutados por personas. Ya lo decía el arquitecto Philip Johnson: “toda arquitectura es un refugio, es el diseño del espacio que contiene, exalta, abraza o estimula a las personas en ese espacio”.

En ese sentido, cobra relevancia la promoción del ejercicio ético de la arquitectura, así como de sus profesiones auxiliares, entendido como la aplicación de valores intangibles que pueden ayudar a transformar el mundo de manera positiva y, al mismo tiempo, ayudar a los arquitectos a cumplir con su función en la sociedad.

Estos valores innegociables, paralelamente, tienen que estar ligados a las necesidades y retos de los arquitectos. Algunos de ellos sí varían de época en época porque dependen de factores como el mercado, la demanda y la evolución tecnológica que se espera de estos profesionales.

En ese sentido, Alfredo Reyes, secretario Permanente del Consejo Profesional Nacional de Arquitectura y sus Profesiones Auxiliares (CPNAA) y presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos (SCA), propone los mandamientos que deben tener presentes los arquitectos para ser integrales.

Todo parte, dice, del pensamiento creativo y disruptivo, es decir de la capacidad para crear o generar conceptos que rompan con el statu quo; y de la capacidad investigativa que garantiza tanto la búsqueda de conocimientos como la curiosidad para resolver las problemáticas que se presenten.

Hoy en día, esos atributos cuentan con una aliada vital: la tecnología que permite desarrollar soluciones basadas en herramientas como Big Data. Sin embargo, estas solo logran su objetivo si los arquitectos comprenden que tienen una responsabilidad social con la humanidad y el ambiente.

Para que los arquitectos puedan cumplir con este objetivo, están llamados a trabajar en equipo y a comprender la importancia del trabajo colaborativo, así como de integrar diferentes disciplinas en su quehacer. De esta forma es más factible que puedan anticiparse al futuro o, en pocas palabras, innovar.

Para que lo anterior ocurra, es necesario que los arquitectos, además, desarrollen habilidades como las de planeación entre las que se encuentran el cumplimiento de lo pactado con sus clientes y la responsabilidad asumida frente a las consecuencias de su ejercicio profesional.

Igualmente, deben poner atención al desarrollo de habilidades intelectuales que les permitan tomar decisiones acertadas y, sin lugar a dudas, aprender a tolerar el fracaso y a reconocerlo como una forma de aprendizaje que los ayude a evolucionar positivamente en su carrera.

Para concluir, los arquitectos deben tener la capacidad de actuar como “directores de orquesta”, porque responden por múltiples responsabilidades, y tener en cuenta que el ejercicio ético de su profesión es el que, finalmente, garantiza el cumplimiento de su misión.

*Este artículo está basado en la columna de opinión “Los diez mandamientos del buen arquitecto”, de Alfredo Reyes, publicada en el periódico El Tiempo.

Califique este artículo: 

Average: 3.6 (11 votes)
Califique este artículo
Viernes, Agosto 9, 2019